Ana Helvia Quintero

Tribuna Invitada

Por Ana Helvia Quintero
💬 0

Un nuevo modelo escolar para Puerto Rico

Tan necesario como un nuevo esquema administrativo para el sistema educativo es desarrollar un nuevo modelo escolar, que presente alternativas sobre el qué y cómo enseñar. En este artículo discutiré el qué enseñar, y en un próximo artículo analizaré el cómo.

Nos debemos preguntar si los contenidos del currículo actual atienden las necesidades de hoy y apoyan el desarrollo de ciudadanos que aporten a la calidad de vida de nuestra sociedad. Por ejemplo, con la facilidad de búsqueda de información a través del internet, ¿se debe ofrecer tanta información en las clases? ¿No se debe dedicar más tiempo a analizar la confiabilidad de dicha información? ¿No se deben integrar más las artes al currículo? Se ha comprobado que la enseñanza de las artes apoya al desarrollo emocional y académico, su integración evitaría esfuerzos remediativos más tarde.

A la par que revisamos qué contenidos incluir en el currículo, es preciso preguntarnos si todos debemos aprender los mismos contenidos. Entiendo que hasta la escuela intermedia se debe tener un contenido similar para todos. Ahora bien, cómo enseñamos ese contenido puede variar por escuela. En la escuela superior, por ejemplo, se debe comenzar a diversificar los contenidos. Propondría que la escuela superior tenga dos componentes principales:

Un aprendizaje común que ofrece las competencias básicas de comunicación en el lenguaje y en el lenguaje cuantitativo y tecnológico, y cursos de cultura general

Un aprendizaje diversificado, escogido por el estudiante, que le ofrece el conocimiento, destrezas y comprensión de un campo de estudio, ya sea vocacional o académico.

Esta reforma aspira a disminuir la falta de interés de los jóvenes con su educación al presentarles rutas que les interesen. Ante la variedad de talentos de los estudiantes y la variedad de profesiones y ocupaciones, esta alternativa apoya al estudiante a descubrir, explorar y desarrollar su talento. También, promueve la excelencia al permitir que se trabaje con grupos interesados en lo que estudian. De esta forma, un joven talentoso en matemática, al compartir su ruta con estudiantes interesados en la misma área, podría tomar pre-cálculo y cálculo en escuela superior. Mientras, a uno que le interese el arte podrá explorar cursos en teatro, escultura, etc. Igualmente, estudiantes con interés vocacional podrían tomar cursos y talleres que los preparen para un empleo al graduarse de escuela superior.

La diversificación del currículo contribuye también a fomentar el orden y rigor en la escuela. Los maestros saben cómo los estudiantes sin interés, ni habilidad en un área de estudio, incurren en comportamientos que distraen la clase, y estorban a los talentosos en esa materia a desarrollar sus habilidades y lograr niveles de excelencia. Los docentes también saben que cuando un joven tiene interés en una tarea se esfuerza por lograrla. Debemos pues permitir que florezca la diversidad de talentos de losestudiantes, y no tratar de amoldarlos a un mismo patrón donde todos no caben. Esta diversidad en el nivel superior podría contribuir a mejorar las tasas de retención al hacer el currículo más interesante y al atender la diversidad del estudiantado.

Múltiples sectores; las instituciones de nivel post secundario, las empresas y los servicios del gobierno, podrían enriquecer este modelo, ofreciendo la oportunidad a los estudiantes de escuela superior a tener experiencias de estudio o trabajo en su institución. Así, un estudiante con interés en continuar estudios post secundarios podría tomar algún curso a ese nivel; un joven con interés en una ocupación técnica podría experimentar con maquinaría que es muy costosa para la escuela. De esta forma, se creará una red de oportunidades para que los jóvenes definan su vocación, a la vez que se preparan mejor para su futuro empleo.

Otras columnas de Ana Helvia Quintero

martes, 13 de noviembre de 2018

El círculo vicioso de la enseñanza sin sentido

Para mejorar la educación, la profesora Ana Helvia Quintero defiende el aprendizaje activo, que parte de las concepciones de los alumnos, en lugar de la técnica de la conferencia de los docentes, que predomina en los salones de clase

lunes, 17 de septiembre de 2018

Soluciones para la UPR ante la crisis fiscal

Ana Helvia Quintero indica que aunque los recortes son excesivos, la UPR tiene que trabajar para hacer los cambios que la institución necesita

💬Ver 0 comentarios