Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Sobre las espaldas de Correa su consagración

En sus cinco juegos en las Menores con Corpus Christi a Carlos Correa no le fue bien: promedio de .118, un cuadrangular y dos impulsadas en cinco jornadas, y en blanco en seis turnos en los partidos del martes y miércoles de esta semana.

Sin embargo, había muchas probabilidades que se incorporara anoche cuando Houston recibía a Seattle en el Minute Maid Park, a la vez que Omar López, piloto de los Hooks, afirmó que le notó mejoría en su ritmo ofensivo y defensivo como paracorto.

Esta temporada ha sido de espanto para Correa, ausente en 43 encuentros por lesiones o días de descanso, siendo la de sus espaldas su gran tormento, ya que los espasmos y el dolor les han obligado a sesiones de terapias intensivas y a mucho reposo.

Al momento de ser inhabilitado a fines de junio, de hecho en un encuentro con los Marineros, él promediaba ,268, con 13 jonrones y 49 remolcadas, pero su fildeo era impecable con .992, producto de tan solo dos errores, liderando ambas ligas.

Ahora bien, la gran interrogante es si sus padecimientos de espalda serán recurrentes, lo que causaría eventualmente su movida a la antesala y quizá hasta la misma inicial para evitar movimientos menos bruscos para alguien que mide 6-4 y 218 libras.

En los casos de Cal Ripken y Alex Rodríguez, de estatura y peso parecidos a los de Correa, sus movidas a la tercera base fue en sus campañas 16 y 11 respectivamente, pero en el caso del primero su cuerpo fue de acero al imponer un récord de 2,632 juegos en sucesión, superando los 2,130 de Lou Gehrig, que llevaba 56 años.

Ya en 2017, Correa quedó fuera en 73 ocasiones, y en su debut en 2015 sudó el uniforme en 99 fechas, lo que es prueba irrefutable de su propensión a lastimaduras y que, de no mejorar, devaluaría su primer contrato multianual por muchos millones.

Hay que recordar que Alex Bregman, segundo en el draft de 2015, es un siore natural que pasó a la esquina caliente a favor de Correa, y que este hizo lo propio por Francisco Lindor en el pasado Clásico Mundial, con buenas notas.

Otras columnas de Chu García

lunes, 21 de enero de 2019

El calendario de Manny Pacquiao es ingastable

En el idioma filipino, el tagalo, se le llama kalendaryo al calendario o almanaque, y hace años que Manny Pacquiao, con 40 años en sus pantorillas en forma de diamante, lo ha tirnado en metal que no se desgasta: es latente su cuerpo y espíritu combativo de veinteañero, dejando escapar una sonrisa que noquea a sus rivales fanforroneros e inescrupolosos, tal como Adrein Boner, que el sábado pasado se creyó un gúiski de solera y resultó una cerveza light.

viernes, 18 de enero de 2019

Mariano Rivera merece el 100% de votos

Siempre hay un tiburón que gusta de asomarse a las costas, más que todo para asustar a bañistas. Y tal parece ser este el caso del periodista Bill Ballou, un veterano que ha osado afirmar que no le daría el voto a Mariano Rivera para ser elegido a Cooperstown, el martes próximo en las elecciones anuales que cuenta con sobre 400 papeletas.

miércoles, 16 de enero de 2019

Endurece el horizonte de Mónica Puig

Si hay un deporte tan competitivo y lleno de altibajos, el tenis está entre los primeros, particularmente en la WTA, el circuito profesional femenino en que posiciones relevantes en el ranking no garantizan victorias.

lunes, 14 de enero de 2019

A José Juan Barea le sobran talones

El pediatra mayagüezano Jaime Viqueira fue el primero en comprobar que el recién nacido el 26 de junio de 1984, José Juan Barea Mora, tenía un corazón de león.

💬Ver 0 comentarios