Xiomara Feliberty Casiano.
💬 0

Los monstruos de la violencia machista

Llevo días planificando una unidad sobre monstruos en el folklore latinoamericano. Cuando planifico una unidad o una lección, tomo en consideración varios aspectos como la relevancia cultural e histórica del contenido.

En esta ocasión el tema son los monstruos. Esas criaturas parecidas o disímiles que abundan en nuestras culturas, como Los Chupacabras, Los Chivatos, Sayonas o Los Cucos. Todas representan un problema o un temor social.

Un cuento que será discutido se titula “El arroyo de la llorona”, de Sandra Cisneros. Trata sobre una mujer emigrante que vive cerca de un cuerpo de agua en el que se dice se escuchan los lamentos o gritos de una voz femenina. La mujer tiene dos hijos con el esposo que pasa mucho tiempo en el “ice house” y cuando se molesta le revienta la cara con un novelón romántico de Corín Tellado.

En la versión centroamericana de la leyenda de la llorona, la mujer ahoga a sus hijos y se quita la vida. Por eso sale, en las noches, a penar por sus criaturas. En el cuento de Cisneros, la mujer está fascinada por la sensación que le produce el arroyo, con todo e historias de fantasmas.

El final no se lo cuento para que lo lean pero sí los dejo con estas preguntas: ¿Quién es el monstruo? ¿La criatura temeraria que vive afuera, en los alrededores solitarios, o la que duerme con la víctima hasta el cuerpo resista?

De seguro, los/as estudiantes acostumbrados a cuestionar hasta las comas preguntarán ¿Por qué no conocemos al victimario? ¿Por qué carecemos de perfiles que describan como una enfermedad a la violencia machista?

Dirían, ya se ha culpado a las novelas, a la edad, a la ropa, a la religión, a la economía o al honor, pero todos estos fenómenos siguen señalando a la mujer como responsable de su destino.

De los estudiantes se aprende hasta el punto de anticipar las discrepancias. Si este es el caso, creo que tendrían un punto a su favor. Tal vez es momento de conocer el perfil y la historia de los “monstruos”, y dejar de culpar a las novelas, al snapchat y al reggaetón.

Otras columnas de Xiomara Feliberty Casiano.

jueves, 7 de febrero de 2019

El estado de la cuestión

Xiomara Feliberty Casiano analiza el mensaje de Trump sobre el estado de la nación desde la perspectiva de sus alumnos en Boston

jueves, 3 de enero de 2019

Perro en fuga

Xiomara Feliberty-Casiano relata una vivencia de fin de año en la que la fuga de un can fue elemento unificador

💬Ver 0 comentarios