Desde la izquierda Raquel Rivera, presidenta de la Junta Reglamentadora de Relacionistas, junto a otros profesionales de la industria (semisquare-x3)
Desde la izquierda Raquel Rivera, presidenta de la Junta Reglamentadora de Relacionistas, junto a otros profesionales de la industria. (Gerald López Cepero)

Desde que se aprobó hace diez años la ley que requiere una licencia para ejercer en Puerto Rico como relacionista profesional, se han otorgado alrededor de 956 licencias, de las cuales 640 (un 67%) están activas, de acuerdo con datos de la Junta Reglamentadora de Relacionistas, adscrita al Departamento de Estado.

“Haber logrado esa reglamentación fue bien importante porque ya desde 1974 hubo esfuerzos iniciales en esa dirección y no fue hasta 2008 que logramos la aprobación de la Ley 204”, sostuvo Daniel Rodríguez León, pasado presidente de la Asociación de Relacionistas Profesionales de Puerto Rico (ARPPR), acerca de las gestiones de la entidad que redundaron en la firma de la Ley para la Creación de la Junta Reglamentadora de Relacionistas de Puerto Rico.

“Obtener esa licencia nos eleva el nivel de la profesión”, agregó Rodríguez durante una mesa redonda con varios miembros de la asociación y de la junta. “Al país y a los clientes se les garantiza que quien ejerce la profesión está preparado, se mantiene al día y es parte de una profesión regulada que sigue un código de ética bien riguroso”.

Para solicitar la licencia se requiere contar con un bachillerato o maestría en Relaciones Públicas, o con un bachillerato en Comunicación con una concentración menor en Relaciones Públicas y dos años de experiencia. El documento se renueva cada cuatro años, para lo cual hay que completar 30 créditos de educación continua en temas relativos a la profesión, informó Raquel Rivera Torres, presidenta de la Junta Reglamentadora de Relacionistas, entidad que otorga las licencias.

Juan “Rolly” Argüelles, presidente de la asociación, aclaró que no se debe confundir el rol del relacionista profesional con el del agente de prensa. “Nuestro rol es ser parte de esas decisiones estratégicas porque eso es nuestro propósito final, contribuir de manera positiva al éxito de una empresa y al bien común”, sostuvo.

“El agente de prensa es alguien que puede manejar el envío de un comunicado o coordinar un evento”, explicó Rivera Torres. “Quien diseña qué va a decir el comunicado, cuál será su propósito, quién va a hablar en el comunicado, eso lo maneja un estratega (el relacionista) que se sienta en una mesa donde se diseña la estrategia. El agente de prensa hace algo más puntual y no requiere la licencia si vas a hacer solo eso”.

Es al relacionista profesional, por su rol estratégico, que por ley se le exige contar con una licencia vigente para trabajar en la isla.

Acerca de las 316 licencias que no están vigentes, Rivera Torres mencionó diversas situaciones, como personas que no las renuevan porque deciden no ejercer más la profesión o porque emigran a Estados Unidos. Sin embargo, reconoció que “aún hay muchos compañeros que no han entrado en el proceso y queremos que entren. Es importante que compañeros que están ejerciendo alguna función de relacionistas se unan al proceso de licenciarse”.

Ese proceso, al exigir créditos de educación continua para la renovación, mantiene a los relacionistas al día con las últimas tendencias de la profesión, coincidieron Carlos Rivera Cuesta y Jescel Rolón, tesorero y presidenta electa de la asociación, respectivamente.

En ruta a la convención

Una de las formas de cumplir con los créditos que se exigen es mediante el programa educativo que se ofrecerá durante la trigésima convención anual de la ARPPR, que se llevará a cabo del 20 de noviembre al 1 de diciembre en el Hotel Intercontinental San Juan, en Isla Verde, bajo el tema “Reputación, credibilidad e influencia”.

Rolón explicó que “el tema fue escogido porque es una tendencia global; cada día las empresas reconocen el valor que tiene la reputación, cómo eso influye en su audiencia y cómo esa comunicación debe estar basada en la credibilidad y transparencia”.

Los seminarios y charlas de la convención, que están abiertos a relacionistas –sean o no socios de la asociación–, tocarán temas tales como “Manejo de reputación: De intangible a imprescindible”, “Cómo medir y gestionar la reputación corporativa”, “El rol de los líderes en la reputación de las empresas”, “El efecto de la reputación en el desempeño financiero” y “El impacto del ‘troll’ y el ‘influencer’ en la reputación de la marca”.

Participarán los conferenciantes internacionales Daniel Tisch, experto en manejo de reputación, presidente de la agencia Argyle Public Relations de Canadá y pasado presidente de la Global Alliance for Public Relations And Communications Management (entidad que representa a 160,000 relacionistas profesionales y académicos de todo el mundo); Jere Sullivan, vicepresidente global de Asuntos Públicos de la firma global Edelman; y Fernando Prado, socio y vicepresidente del Instituto de Reputación, proveedor de servicios de medición y gestión de reputación.

Durante la convención también se hará entrega de los premios Excel, que reconocen a individuos que por sus ejecutorias hayan sobresalido en el campo de las relaciones públicas en ocho categorías, y juramentará la nueva junta de directores de la asociación.

Rolón agregó que durante el evento se presentará un nuevo programa de mentoría, con créditos de educación continuada, para que estudiantes universitarios adquieran conocimientos de parte de relacionistas con diez años o más de experiencia.

La asamblea anual de la entidad tendrá lugar el jueves, 29 de noviembre, como preámbulo a la convención, informó Rolón.

A futuro, la meta de la asociación es aumentar su membresía, que hoy ronda los 230 socios. “El objetivo es que agrupemos a un 80% de los relacionistas licenciados en Puerto Rico”, apuntó Argüelles.


💬Ver 0 comentarios