(semisquare-x3)
Romeo Santos. (Suministrada)

Nueva York - Nadie imaginaría que en menos de un par de horas tendría que estar listo para presentarse en concierto ante más de 15,000 personas. Ha logrado otro “Sold Out”, esta vez en el Barclays Center en Nueva York, la ciudad que lo vio nacer y crecer. Relajado y sin algún indicio de apuro, Romeo Santos camina por su camerino elegantemente decorado con dos muebles, alfombra y lámparas de piso. Vestido de negro y con gorra del equipo de los Yankees, está listo para conversar.

“Honestamente, soy muy sencillo en eso”, dice sobre las peticiones previas que tiene antes de subir al escenario. “La mayoría de las cosas que ves aquí, ni siquiera las consumo”. Se refiere a una mesa en la que, a distancia, se pueden destacar botellas de agua, bebidas energizantes, barras de proteínas y lo que parece ser una bandeja de cortes fríos.

Confiesa que apenas disfruta de lo provisto, quizás unas bebidas para tener un poco de energía y agua, la cual no puede faltar.

“El agua tiene que estar a temperatura. Si me animo, quizás, pues hace un año que no estoy tomando antes de subir a un ‘show’, me preparo un Cubacien que mezclo con Red Bull. No es bueno para la salud, pero lo hago a veces”, revela sobre esos rituales que ha desarrollado a lo largo de su carrera.

Actualmente, “El Rey de la Bachata” se encuentra en la segunda etapa de su “Golden Tour”, que inició en septiembre en Estados Unidos, y que llevará por primera vez a Latinoamérica. La cita con Puerto Rico será el próximo 8 de febrero en el Coliseo de Puerto Rico en lo que promete ser un encuentro muy especial con sus “romeistas” boricuas.

Regresar, sin duda, será emotivo. Como hijo de madre puertorriqueña, aquí pasó parte de su infancia entre Humacao y el residencial Manuel A. Pérez, por lo que reconoce que tiene una conexión única, sobre todo con sus seguidores.

Como muchos, Romeo vivió el dolor del embate del huracán María desde afuera, a través de las noticias y de la información que recibía a cuenta gotas. Su equipo de trabajo también lo vivió de cerca pues varios miembros de su banda residen en la isla y tampoco sabían de los suyos.

“Sentí mucha preocupación, porque tengo muchos familiares allí y no podíamos comunicarnos. La tranquilidad vino realmente cuando pude hablar con mi abuela, con mis tíos, que nos dijeron que había unas situaciones con sus propiedades pero que, por lo menos, no había ningún tipo de herida, que es lo primero que a uno le cruza por la mente. Fue una situación muy desagradable que uno lo que podía hacer era poner todo su empeño en Dios, hasta que mejorara la situación. Con mis músicos fue mostrar solidaridad porque entendía como se estaban sintiendo”, cuenta.

De las últimas veces que aterrizó en el país, recuerda una vista muy distinta. Desde el avión era evidente el gran daño que sufrió la isla tras el ciclón.

“Fue una tristeza inmensa porque uno cuando va llegando, ve esas palmas, esa belleza orgánica, y verla en esas circunstancias fue muy penoso”, expresa el artista quien, desde entonces, no dudó en dar su ayuda al país con suministros que trasladó en vuelos privados. Además, estuvo presente en el espectáculo “Somos Live” de Jennifer López y Marc Anthony y recientemente se unió a la campaña de Ricky Martin con charitystars.com/Ricky para aportar en las labores de recuperación.

Regreso en grande

De vuelta al concierto que ofrecerá en el “Choliseo”, adelanta que será un espectáculo de altura y con la interacción que lo caracteriza.

¿Sorpresas? Por el momento, prefiere no revelar, aunque en su disco más reciente cuenta con colaboraciones de sus colegas boricuas como los reguetoneros Nicky Jam y Daddy Yankee, en el tema “Bella y sensual”, y Ozuna en “Sobredosis”.

“Eso es lo que puedo prometer. Un 'show' de mucha adrenalina, mucha interacción y un repertorio muy amplio donde puedan disfrutar de lo más reciente de ‘Golden’, mis clásicos con Aventura y los de ‘Fórmula Vol. 1 y 2’,” anticipa sobre el espectáculo que, según su equipo de producción, será a gran escala como las funciones que ofreció en el Madison Square Garden.

Posible reencuentro

Ciertamente, sus temas popularizados en su tiempo con Aventura son de los más coreados. Y si nos dejamos llevar por su línea en la colaboración que realizó con Ozuna para el tema “Farsante”, en la que canta “Voy a hacer otro disco con Aventura y te lo dedico enterito”, un reencuentro con la agrupación, al parecer, no está descartado.

“Cuando me preguntan si el grupo se desintegró digo que no, que se tomó una pausa porque todo el mundo quería hacer su proyecto como solista, independizarse. Por eso siempre existe una posibilidad, de eso y de mucho más”, revela Romeo, quien por primera vez va tras un Grammy Latino en la categoría de Mejor Álbum Tropical Contemporáneo.

La nominación la recibe con mucho respeto aunque, confiesa, lo tomó por sorpresa.

“No me esperaba una nominación. Caramba, y si soy transparente como me caracterizo, quizás me confundí bastante y no creo que en esta producción haya hecho algo distinto de lo que hecho en otras. Y si soy aún más honesto, en la Academia (Latina de la Grabación), ellos tienen el derecho de nominar y darle el premio a quien ellos quieran pero siento, que así como recibo respetuosamente la nominación, entiendo también que me deben como 50 Grammys”, expresa el compositor quien adelantó que no asistirá a la ceremonia de premiación por coincidir con su espectáculo en Panamá.

Cuidadoso con sus temas

El tema de la nueva cepa de artistas, particularmente en el género urbano surge en el diálogo. “Siento como que las personas que se ofenden por algunas temáticas o letras y, al menos, esta es mi perspectiva: cuando ves a un actor en una película, quizás hace de un mafioso, pero es eso, un actor. No todo lo que uno dice en una canción, y esto lo he dicho anteriormente, es lo que realmente siente. Es solamente entretenimiento”, opina. “Lo único con lo que soy bien cuidadoso es en no denigrar a la mujer. No apruebo de letras que digan ‘te voy a forzar a hacer esto aunque no te guste’. Pero usualmente cuando un cantante como Annuel o Bad Bunny, por utilizarlos como ejemplos, dicen en un tema a la chica, ‘te quiero hacer el amor y voy hacerte tal cosa’, como que me da la perspectiva de que la chica también quiere ser parte de eso, como que no es en contra de su voluntad. Tampoco apruebo la violencia. Y para concluir, siento como que sería de doble moral criticar o decir ‘fulano dijo tal cosa en una canción’ cuando yo le hablo al amor pero también le hablo al sexo. He tenido canciones que alguna gente encuentra fuerte de contenido pero como compositor, yo quiero ser polifacético y no solo aburrir con lo mismo o lo que ha gente encuentre positivo”.

Precisamente con el tema “Perjurio” de su último disco, fue señalado por algunos por entender que en la canción hablaba de una menor de edad. “La canción es de un chico que le está admitiendo a la chica que le vendió sueños para llevarla a la intimidad. Lo que fue un poco sensible, es que dice ‘18 primaveras vas a cumplir’. Entonces empezaron con las teorías, pero en la canción yo no digo edad, el intérprete no es necesariamente el personaje del tema. Puedo estar contando la experiencia de otro, no necesariamente que sea yo el que pasó por esa experiencia”, reconoce. Ante estas situaciones, muy pocas veces sale en su defensa pues es consciente de la complejidad de la industria musical. Pero por la seriedad de las inferencias, tomó acción.

“Cuando vi que lo llevaron a un punto de 'cómo Romeo promueve eso, abuso contra una menor', lancé unas declaraciones en mis redes sociales, para desahogarme”, apunta sobre el mensaje que colgó en en marzo de este año.

Acaba el tiempo y Romeo Santos debe comenzar a prepararse para subir al escenario neoyorquino. Hoy estará en Miami y mañana en Tampa. Luego continuará por Chicago y Texas hasta llegar a Latinoamérica.

Todavía falta un largo trayecto para llegar a Puerto Rico, y así como sus fanáticas anticipan su llegada, él también está listo para regresar, cantar y “comer, comer y comer”.

“Voy a decir algo que quizás te va a sorprender. A mí me encanta la comida criolla, los pasteles y todo. Pero no sé, hay un misterio, que para mí la mejor comida china la hacen en Puerto Rico. He viajado el mundo y no he probado ninguna como esa. Y no solo en un mismo sitio, mando a buscar en distintos lugares y siempre es riquísimo. Como cada tres horas para mantener el metabolismo, pero cuando decido comer, no tengo disciplina. Cuando voy a Santo Domingo o a Puerto Rico, aumento de peso bien brutal. Es difícil. Si estoy en dieta no voy a pasar por allí porque voy a fracasar”, finaliza.


💬Ver 0 comentarios