Brian Toth logró convertirse en surfer profesional, viviendo de las competencias y auspicios de marca. Este fin de semana volverá a las olas de la playa Middles, la que describe como su “cancha local”. (semisquare-x3)
Brian Toth logró convertirse en surfer profesional, viviendo de las competencias y auspicios de marca. Este fin de semana volverá a las olas de la playa Middles, la que describe como su “cancha local”. (Juan Luis Martínez Pérez)

El que no conociera a Brian Toth y lo observara este pasado año trabajando con plantas generadoras como mecánico diesel para la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), pensaría que se trataba de uno de tantos estadounidenses que vinieron a la isla a laborar en el proceso de recuperación de la isla tras el azote del huracán María en 2017.

Escuchar su acento al hablar español serviría para confirmar que ese no es su primer idioma, y observar su tez blanca tostada haría especular que se debía a su arduo trabajo bajo el sol.

Pero la realidad es que se trata de un "jíbaro" puertorriqueño nacido en Mayagüez hace 33 años de padres estadounidenses que se conocieron en la isla, y criado en Isabela, donde se enamoró de las olas hasta que hizo suya la Playa Jobos, y la de Middles, esa que él llama “mi cancha local”. Es ahí donde este fin de semana estará activo para defender su título de la última edición del Corona Pro Surf Circuit celebrada hace dos años en Isabela, y también el campeonato de la serie.

“María (el huracán) afectó a todo el mundo en cada área... la playa, la montaña, en la crianza. Pero estoy supercontento de que por fin estamos volviendo de nuevo a la Playa Middles”, dijo en su fluído español, pero con marcado acento anglosajón, en reciente entrevista con El Nuevo Día. “Ese es mi home court. Yo vivo a tres minutos de ahí. Estoy en mi casa”.

Una casa que, como todos los rincones de la isla, se vio afectada por el huracán. El efecto del fenómeno atmosférico sobre las playas del país impidió que Toth regresara al agua de inmediato. Pero las consecuencias del temporal alargaron aún más su retorno a las olas, por lo que su preparación para esta temporada se vio afectada.

“Tuve que buscar otro trabajo rápidamente, ya que si no, iba a perder la casa”, dijo Toth, un surfer profesional que vive de la disciplina gracias a los auspicios que recibe de marcas internacionales. “Fue un momento difícil. Busqué un trabajo con FEMA. Estuve de mecánico diesel trabajando en todas las plantas alrededor de la isla. Me puse bien gordo. Nunca creía que me podía poner gordo”, dijo riendo.

Acostumbrado al ejercicio y la rutina diaria de ir al agua a treparse sobre su tabla para domar olas, no era difícil para Toth mantener la línea. Pero con un nuevo trabajo en la calle y jornadas de hasta 12 horas diarias, la buena dieta se fue al piso.

“Fue algo bien mental. Cuando fui a la Playa de Domes, para el último evento del último circuito, no había surfeado en par de meses, porque no podía entrenar. Estaba trabajando 12 horas al día. Eso me afectó muchísimo. Pero como le dije a otras personas, eso es todo mental. Si tengo una buena mentalidad, tu surfing viene (recupera) por ahí también”.

Fueron cinco meses los que perdió de actividad en el agua. Y una vez se reintegró a la práctica del surfing, tampoco fue mucho lo que podía hacer, pues apenas practicaba una vez cada dos semanas mientras seguía trabajando con FEMA.

“No tenía tiempo. Perdí par de buenos momentos”, dijo recordando las olas que produjo la intensa e histórica marejada de principios de marzo, que produjo olas que sobrepasaron los 20 pies.

Ahora, Toth apunta a defender sus campeonatos en el circuito y continuar recuperando su condición, ya que tiene en agenda también asistir a mediados de diciembre a un evento en Perú de la International Surfing Association (ISA).

“Gané como 15 a 20 libras, por ahí. Para rebajar tuve que hacer ejercicio y comer bien. Un poquito más sanito. Pero fue hacer más ejercicios y surfear más. Estoy en buena condición. No cien por ciento, pero si pierdo, no tengo excusas”, sentenció.


💬Ver 0 comentarios