Tras 12 episodios de acción y drama, los jueces Don Ackerman y Anthony Paulillo la vieron 116-112 para Emmanuel Navarrete. (Cortesía de Top Rank) (horizontal-x3)
Tras 12 episodios de acción y drama, los jueces Don Ackerman y Anthony Paulillo la vieron 116-112 para Emmanuel Navarrete. (Cortesía de Top Rank)

Nueva York – Con una sólida combinación de boxeo de presión, contragolpeo y tenacidad, el mexicano Emanuel “Vaquero” Navarrete destronó al hasta anoche invicto campeón Isaac Dogboe, venciéndolo por decisión unánime y arrebatándole la faja mundialista de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) en las 122 libras.

Tras 12 episodios de acción y drama, los jueces Don Ackerman y Anthony Paulillo la vieron 116-112 para Navarrete. Allen Nace votó 115-113 por el Vaquero.

Dogboe (20-0, 14 nocauts) salió a presionar en el primer round y a mediados de ese capítulo la estrategia comenzó a rendir frutos. Pilló a Navarrete (26-1, 22 nocauts) contra las cuerdas y lo castigó al cuerpo.

En el segundo se viró la tortilla y fue Navarrete quien comenzó a presionar desde mediana distancia, atinando golpes limpios. Tanto así que el campeón de Ghana tuvo que abrazar a su retador para recuperarse. Allí, en el cuerpo a cuerpo, amarrando a su rival, Dogboe sonrió, como finalmente entendiendo que su rival vino a darlo todo para ganar.

Dogboe tuvo momentos de éxito en el tercero, pero Navarrete mantuvo la compostura y fue efectivo cuando presionó, negándole el espacio a Dogboe para -en el cuerpo a cuerpo- lanzar sus golpes de poder.

Navarrete perdió un poco de explosividad en su ofensiva durante el cuarto y peleó la mayoría del episodio en reversa. Dogboe aprovechó para un remonte, llevándose el episodio con su mayor volumen de envíos. 

El quinto fue otro cantar. Dogboe seguía atacando al cuerpo, pero estaba claramente cansado. Navarrete puso presión y sacudió a su oponente dos veces contra las cuerdas y luego con un oper en contragolpe.

Previo al sexto episodio, y a pesar de que no tenía heridas visibles, Dogboe fue examinado en su esquina por los médicos de la Comisión Atlética del Estado de Nueva York.

Fue un mal presagio para el de Ghana.

Navarrete fue el agresor en ese episodio, ante un Dogboe que se escudaba contra las cuerdas, que mostraba caminar errático, y que lanzaba poco y con pobre puntería. Con su dominio en el sexto, el Vaquero mexicano empató la pelea. Peor aún, el desempeño de Dogboe iba en picada y su rostro comenzaba a lucir seriamente inflamado. Los médicos de la Comisión neoyorquina volvieron a examinarlo antes del inicio del séptimo, asalto en el que el de Ghana salió con nuevos bríos y atacó al cuerpo. Navarrete peleó en retroceso y tiró pocos golpes. Hizo lo mismo en el octavo, asalto en el que Dogboe arrancó con fuerza, en especial durante los primeros dos minutos.

Pero el “Vaquero” todavía tenía cartuchos en sus pistolas. En el noveno pareció encontrar un segundo aire y mostró renovada velocidad de manos junto con más golpes lanzados.

Los médicos de la Comisión volvieron a examinar al campeón durante el minuto de descanso, al parecer preocupados por la inflamación alrededor de sus ojos.

Fue un episodio muy nivelado hasta el minuto final, cuando Navarrete sacudió a Dogboe con combinaciones al rostro.

En el once, el campeón salió en reversa, cansado y herido. Fue blanco fácil para las manos del mexicano. Aunque cansado, Navarrete conectó con comodidad a un rival hinchado, desgastado y herido.

Pero quedaban tres minutos de lucha y Dogboe no se quería quitar, ni siquiera cuando los médicos pasaron un largo rato examinando su rostro en el minuto de descanso previo al doce.

El peleador ghanés trató de resurgir en el capítulo final, pero fue sacudido nuevamente. Benji Esteves observó de cerca al campeón herido, tambaleante. Navarrete dominó el episodio pero no conectó un golpe de remate y el de Ghana logró permanecer de pie para escuchar la campana final.


💬Ver 0 comentarios