Edwin Díaz salvó 57 juegos en 2018, ponchó 124 rivales y acumuló excelente efectividad de 1.96. (AP) (semisquare-x3)
Edwin Díaz salvó 57 juegos en 2018, ponchó 124 rivales y acumuló excelente efectividad de 1.96. (AP)

La mudanza del taponero boricua Edwin Díaz de Seattle a Nueva York, donde jugará a partir de la próxima temporada de Grandes Ligas con los Mets, mejorará el mercadeo de su imagen y aumentará su valor, opinaron tres entendidos del béisbol.

Díaz llegó a la Gran Manzana con credenciales de sobra luego de sus primeras tres temporadas en las Mayores con los Marineros de Seattle, pues ganó en apenas su segunda campaña completa en 2018 el premio de Relevista del Año de la Liga Americana, tras salvar 57 juegos. Es la segunda mayor cifra en la historia del béisbol para un cerrador.

Ese resumé, en una plaza como Nueva York se traducirá en mayor publicidad favorable, en caso de continuar con su dominio sobre el montículo, y, a su vez, tendrá un mejor impacto económico por los auspicios y la utilización de la imagen del jugador, de acuerdo a los expertos. Al momento, el naguabeño, de apenas 24 años, aún está ganando el salario mínimo en Grandes Ligas, entre $500,000 y $600,000.

Esa es un cifra que podría multiplicarse exponencialmente muy pronto. Díaz será elegible para ir al primero de tres años de arbitraje salarial luego de concluida la próxima campaña 2019.

Su agente, el también puertorriqueño Edwin Rodríguez Rodríguez, destacó que Díaz puede romper el récord de salario para un lanzador cerrador en su primer año en arbitraje, que está en poder desde 2009 de Jonathan Papelbon, a quien los Medias Rojas de Boston le dieron $6.25 millones para evitar ir a la vista de mediación.

Díaz fue parte del megacanje mediante el cual los Marineros lo enviaron a los Mets, junto al intermedista dominicano Robinson Canó y la suma de $20 millones, a cambio del jardinero Jay Bruce, del lanzador derecho Anthony Swarzak y los prospectos de liga menor, Jarred Kelenic (jardinero), Justin Dunn (relevista) y Gerson Bautista (relevista).

“Esta podría ser una gran oportunidad para Edwin en términos de mercadearse a sí mismo y aumentar su popularidad en el béisbol. Nueva York es el mercado mediático más grande y aunque los Mets no son tan populares como los Yankees, comoquiera él va a estar en la costa este”, dijo a El Nuevo Día, Ryan Divish, reportero de The Seattle Times, asignado a la cobertura de los Marineros.

Afecta el mercado

“Desafortunadamente los jugadores de los Marineros a menudo tienen dificultad para obtener popularidad, debido a la localización de Seattle, la zona horaria y la falta de apariciones en la postemporada”, analizó Divish.

Como ejemplo de esto mencionó a otro puertorriqueño que jugó para la organización por 18 temporadas, el otrora bateador designado Edgar Martínez, quien está ahora en su último año de elegibilidad para ser considerado para la exaltación al Salón de la Fama.

Si él (Edgar) hubiera tenido en su carrera los mismos números jugando para los Yankees o los Medias Rojas (Boston), ya estaría en el Salón de la Fama. Jugar en Nueva York le dará a Díaz mucha publicidad, oportunidades de mercadeo y de estar cerca de una población grande puertorriqueña”, reconoció Divish.

Desde su debut como jugador profesional en las ligas menores en 2012, y tras su ascenso a las Mayores en 2016, Díaz ha obtenido diversos galardones. Pero estando en la costa oeste, sus ejecutorias pudieron pasar desapercibidas para un sector de la prensa.

Edwin ha sido uno de los secretos mejores guardados en el béisbol, prácticamente desde el día que se presentó a las Grandes Ligas, y especialmente esta temporada. Tuvo una de las más grandiosas temporadas que cualquier relevista haya tenido en la historia, y casi parece como si nadie lo hubiera notado”, dijo a El Nuevo Día, Jayson Stark, analista y columnista de béisbol en The Athletic.

“Ese cambio lo va a ayudar muchísimo, primero porque va a tener más exposición y lo van a poder ver. En Seattle, él salvó 57 juegos, pero apenas se podía ver. Me refiero a los escritores”, comentó Rodríguez Rodríguez, por su lado. “Y estando en Nueva York, si él puede seguir teniendo éxito, lo va a ayudar mucho para los votos (de los premios) de Cy Young, de Relevista del Año y cosas así. En cuanto a auspiciadores y mercadeo, ni se diga. Financieramente lo va a ayudar muchísimo también”, agregó.

El agente de Díaz, por otro lado, reconoció que Nueva York es una plaza que significa mucha presión para algunos jugadores, pero no teme que vaya a afectarle a “Sugar”, por su temperamento alegre. Divish también le dio crédito a Díaz.

Tiene el carácter

Creo que va a estar bien donde sea que lance. Jugar en Nueva York afecta a los jugadores de maneras distintas, pero él es un muchacho que no parece dejarse molestar por eso. Vi cómo él manejó su pitcheo en el Clásico Mundial de Béisbol. Pareció afrontar la presión y el escenario grande, en lugar de evitarlo”, dijo Divish.

Stark coincidió con él. “Su talento es tan dominante, que funciona donde sea. La atención y el escrutinio de Nueva York no es para todo el mundo, así que eso será diferente. Pero de nuevo, si eres tan talentoso como él es, y rindes, eso (la presión de Nueva York) no debe ser algo de lo que debas preocuparte”.

Si hay algo de lo que no tiene dudas Rodríguez, es que Díaz tendrá mayores oportunidades de salvar más juegos con los Mets que con los Marineros en 2019, pues Seattle ha desmantelado el equipo en medio de una renovación. Divish no necesariamente piensa que serán mayores sus oportunidades, pero sí comparables. “Sus oportunidades van a ser más o menos las mismas (que en Seattle). Los Mets podrían tener problemas con su ofensiva, tal y como Seattle la pasada temporada, y eso podría significar más juegos cerrados y más oportunidades de salvamento”, explicó Divish.


💬Ver 0 comentarios