Hispanic Federation busca inscribir a votantes latinos en este estado para que estén representados en el proceso electoral.

Kissimmee, Florida – Las organizaciones comunitarias que impulsan el voto hispano en las elecciones del 6 de noviembre buscan que los puertorriqueños ya registrados como electores en Florida vean la opción del sufragio por correo como una alternativa para ejercer su derecho democrático.

Y ayer, como parte de esa estrategia, una brigada de jóvenes de la organización Hispanic Federation, encabezada por la directora de ese organismo en Florida, Betsy Franceschini, caminaron por las calles de la urbanización Mill Run en Kissimmee, tocando las puertas de cada residencia bajo un inmisericorde sol otoñal que se resistía a cederles espacio a las frescas temperaturas que ya debieron comenzar a asomarse.

Como casi todos los visitados ayer, Mario Alequín, natural de Ponce, ya estaba registrado como elector. Lo hizo en el 2011 al tiempo que sacaba la licencia de conducir de este estado, a donde se mudó desde Filadelfia huyéndole al frío intenso que le afectaba la salud. “Cuando vas a sacar la licencia y llenas el papel, marcas una cajita y ya estás registrado”, explicó.

Sin embargo, nunca se le ocurrió aprovechar la ventaja que ofrece el sistema electoral aquí de poder votar por correo. A quien lo solicita, recibe en su buzón un sobre con la boleta electoral, instrucciones precisas sobre cómo votar y un sobre predirigido para devolverla por correo. Las papeletas comenzaron a enviarse esta semana.

Quien interese votar de esta forma, tiene hasta el 31 de octubre para solicitarlo. Puede hacerlo en línea visitando https://registration.elections.myflorida.com. Los que vayan a votar por correo tienen como fecha límite para enviar su boleta el 5 de noviembre, víspera de las elecciones de medio término, que se celebran el 6 de noviembre, informó Franceschini.

También, pueden hacerlo por escrito llenando una hoja, como la que Alequín completó en la entrada de su casa con relativa rapidez. Estas hojas están disponibles en organizaciones como Hispanic Federation o visitando la oficina del Supervisor de Elecciones de su condado.

¿Está inscrito como demócrata o republicano?, se le pregunto a Alequín. “No, es que yo no entiendo eso de demócratas o republicanos. Yo soy del partido ese, de lo que era Obama”, dijo le hombre, quien trabaja como chofer de autobuses en Walt Disney World Resort desde hace tres años.

“No tengo nada en contra de los políticos de Florida. El que es gobernador aquí ha hecho cosas buenas, pero el presidente, de ese no me gusta la manera en que trata a los mexicanos”, dijo.

José Kilgore, también boricua, tenía al día su registro electoral, pero rechazó el ofrecimiento para solicitar que le enviaran la papeleta directo al buzón de su casa. “No, porque a veces esas cosas se pierden en el correo, tú sabes. Yo mejor voy y voto en la iglesia donde siempre me toca”, dijo.

Franceschini explicó que los hispanos habían mostrado mucha resistencia a votar por correo por la desconfianza de que la papeletase pierda en su ruta de regreso a su destino final. Pero explicó que uno de los beneficios de esta forma de votar es que el elector puede, a través de internet, seguir el tránsito de la boleta.

“Pero esa apatía ha ido cambiando y ahora hay más hispanos que ya piden votar por correo”, explicó.

El beneficio principal de votar por correo es que el elector puede tomar tiempo para analizar su decisión con calma desde su casa, puede evaluar las plataformas de los candidatos en internet y hasta consultar con personas de confianza antes de escoger, explicó Franceschini. Además, es una buena opción para personas con problemas de salud y movilidad, destacó

“Lo importante es que ningún voto se pierda y aquí hay diversas opciones para ejercer este derecho”, dijo la líder de Hispanic Federation.


💬Ver 0 comentarios